Imágenes bellas que envuelven un drama. Los ganaderos más modestos se dejan la piel para salvar a sus animales del terrible temporal. Lección de vida y amor al toro bravo, frente al odio aniquilador de los animaloides. ¡Olé, ganaderos!

Un becerrito debilitado tras el temporal pasa temerosamente ante dos imponentes buritres negros, que no le pierden de vista. ¿Trágica premonición?

En estos días hemos visto muchas fotografías tipo “postal nevada con toro feliz” con las que muchos tauro-domingueros se han querido lucir en esas cloacas de exhibicionismo, censura dictatorial, apología de la violencia y odio al discrepante que son las aún llamadas “redes sociales”. Quizás sin pretenderlo, se quita el foco del drama y los problemas, y queda lo superficial y guay. ¡Cuánto tonto haciendo el juego al enemigo por un “like”! ¡Qué pobreza mental!

Somos los primeros a los que nos gusta mostrar la hermosura incomparable del toro bravo en su entorno natural, pero cuando sólo se enseña un bello decorado blanco, y no el desastre que hay detrás, estamos en un terreno muy peligroso y, sobre todo, falso. Porque este temporal de nieve y hielo extrañamente sobrevenido en un invierno bajo dominio del “calentamiento global”, ha arrasado la agricultura y la ganadería de la zona centro.

La nieve es un drama y una pérdida enorme para los ganaderos modestos, ya de por sí machacados en su economía y en su ánimo. Y tras la nevada y la ventisca, el hielo que dura ya más de diez días. El ganadero siempre al cuidado de estos maravillosos animales, siempre sacrificado y siempre al pie del cañón para que nada les falte. La vida del hombre de campo es así de dura y admirable en todos los sentidos.

Amor por el toro, por su entorno natural, por la vida…. justo lo contrario que esas manadas de matones animaloides a sueldo, propagadoras del odio, la violencia, la demagogia y, además,  afines a la ideología/negocio de la cultura de la muerte (humana, claro). Superpuestos a esta mafia, están los paletos urbanitas, para los que la naturaleza es un paisaje guay donde pasear al perrito, o una pista para uso exclusivo de bicicleteros con derecho a avasallar a todo y a todos, empezando por las gentes que viven del campo.

¿Alguien se imagina a esos tipejos de cerebro enfermo pegándose estas palizas bajo cero un día y otro para que las vacas y los becerros puedan sobrevivir al temporal? Precisamente al contrario: su objetivo es aniquilar toda la vida, cultura y economía rural, tanto al entorno y a los animales como a las personas.

Por nuestra parte, aquí les dejamos unas imágenes que sólo pretenden dar una visión de cómo están los animales más débiles, vacas y becerritos, tras la horrible tempestad, en la ganadería veragüeña de Aurelio Hernando. Son estampas de vida brava salvada por el sacrificio de este hombre y su familia, como exponente de muchos otros ganaderos de Madrid y provincias limítrofes que han sufrido lo suyo.

Que la estética de la superficie no les oculte la cruda realidad y los durísimos días vividos por los animales bravos y por las personas que los atienden y alimentan, tanto ahora bajo la helada como en el tórrido verano.

Las zonas rocosas y de matorral apenas han servido de abrigo al ganado
En un mar de nieve y hielo, las vacas pendientes siempre de sus crías
En las faldas del Pico de San Pedro, dos becceros andando con un esfuerzo agotador, que a veces los paraliza
Tras una excelente otoñada, los animales que estaban gordos y fuertes se han venido abajo. Han sido varios días gélidos en los que apenas se han podido mover ni alimentar.
Con los campos prácticamente impracticables y el pasto cubierto y abrasado por el hielo, las vacas sólo tienen el sustento del hemo que les aportan los criadores.
Las jaboneras y melocotonas devoran con avidez el forraje
Después del pienso, las preciosas vacas veragüeñas buscan a sus becerros en el horizonte blanco.
Y tras la tempestad, en la inmensidad de la sierra el toro bravo sigue reinando.

¡Viva el toro de lidia y su cultura, y olé por vosotros, ganaderos!

Os admiramos y os queremos.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Ganaderías y reportajes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.