Toreo de pulso, hondura y belleza con Diego Urdiales y Rafael de Julia en la ganadería de San Isidro

Libres de presiones y exigencias, más que aquellas a las que se someten a sí mismos,  los buenos toreros muchas veces expresan en el campo cómo realmente son y sienten. Su técnica y su conocimiento se ponen al servicio del propio disfrute sin más motivación que estar a gusto y recrearse consigo mismos. Por eso, el toreo campero posee esa  sinceridad que sólo brota de lo íntimo, y por eso a veces en el secreto de las plazas de tienta se ven cosas grandiosas. Podríamos llamarlo “arte y ensayo” en el sentido más amplio de la expresión.

Hace unos días, tuvimos de nuevo la oportunidad de vivir una jornada  de torero excelso en el campo. Toreo de pulso y seda, que es al mismo tiempo dominio y caricia. Los protagonistas fueron  dos maestros y grandes amigos (aunque hubo “pique”), uno en pleno candelero profesional, como es Diego Urdiales, y otro, Rafael de Julia, que si bien ya no viste de luces, le hemos visto desgranar últimamente unas cuantas obras de arte con capote y muleta, por puro gusto, en diversos tentaderos. Y como alumno afortunado por recibir la lección y ponerla en práctica estuvo Juan José “Villita”, de la Escuela de Madrid.

El escenario fue una ganadería con un presente notable y una proyección aún mejor. Una casa en la que no hay fantasías ni autocoba de ninguna clase, sino un criterio realista y clásico, con disciplina y y exigencia: la de Raúl Tenorio, o sea, San Isidro Se tentaron cuatro vacas en las que, dentro de un buen fondo general, hubo embestidas con muy diversos matices, que había que descubrir y encauzar para hacerlas romper “p’alante”. El pulseo magistral de los engaños, el muñequeo templado con los vuelos y el trazo en redondo y  largo, obraron el milagro de que no se notaran defectos y a ojos de los asistentes sólo hubiera cadencia, estética y profundidad.

¡Muchas gracias a los maestros y al ganadero, y que podamos gozar muchas veces de lo mismo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Tentaderos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.