¿El Juli nos toma por imbéciles?

Siguiendo su línea habitual, El Juli ha vuelto a repetir en las dos últimas entrevistas-sábana concedidas a dos revistas de cabecera las mismas cantinelas, frases hechas, rollos y consignas que sus propagandistas difunden machaconamente en los medios del Régimen, con Mundotoro y su director a la cabeza.

 Nos referimos a sus penosas justificaciones sobre lo que no tiene justificación y que, a nuestro juicio, lo desacredita por completo como supuesta gran figura del toreo: su obsesión  enfermiza por lidiar sólo y exclusivamente ganaderías de una única sangre y una misma línea, cosa que ninguna figura del torero ha hecho jamás en la historia.

 A simple vista, se aprecia en el cuadro de ganaderías lidiadas en 2013 por el del “exultante poderío” que es endogamia pura, pero si se analizan un poco las cifras de las 40 corridas, salvo ligero margen de error, la cosa es de verdadera chufla:

 –      12 corridas y 1 toro de Garcigrande/Domingo Hernández, que suponen el 31,25% de lo que ha lidiado.

–      6 corridas de Victoriano del Río (en la de Sevilla no estoqueó ningún toro por resultar cogido), el 12,5% del total.

–      5 corridas y un toro de Daniel Ruiz, el 13’75%

–      3 corridas y un toro de Juan Pedro y otro tanto de Cuvillo: el 8,75 % cada una

–      3 corridas de El Pilar (7,5%)

–      2 corridas de Fuente Ymbro (5%)

–      1 corrida y un toro de Zalduendo (3,75%)

–      Una corrida de los hierros de Torrealta, Santiago Domecq, Joselito y Capea ( un 2,5 % cada una)

–      Un toro de Vellosino (1,25%)

 Pero las verdaderamente elocuentes son las cifras totales y porcentajes:

 –      De 80 toros estoqueados, 78 fueron de origen Juan Pedro y sólo 2 de sangre Murube. Esto equivale porcentualmente al 97,5% Domecq y el 2,5% de  Murube. Para usted de contar. De las 13 ganaderías lidiadas, 12 son de la misma procedencia.

–      Lo más esclarecedor de todo: el 75,6% de lo lidiado por El Juli en 2013 pertenece sólo a 5 ganaderías: Garcigrande, Victoriano del Río, Daniel Ruiz, Juan Pedro y Núñez del Cuvillo, las cuales son básicamente de la misma rama Domecq, tienen muchas reatas en común y comparten o han compartido sementales. Es decir, por genética es lo mismo y por criterios de selección y modos de embestir, igual o muy similar. En la práctica producen un mismo toro, que viene de lo mismo y se comporta de manera semejante en lo bueno y lo malo, con muy ligeras variantes o matices.

 Y frente a la contundencia de las cifras, el del “poder inmenso” responde a cinco preguntas en 6 Toros 6. En todas ellas elude el tema, no se refiere jamás a ganaderías en concreto, porque esta revista publica el cuadro de corridas lidiadas y ahí se ven las divisas, sino que habla de “embestidas” en genérico. Dice que el toro tiene que embestir bien para crear grandes faenas, lo cual es un enorme descubrimiento, y de forma elusiva viene a repetir la copla habitual: que las únicas ganaderías y sangres que embisten bien son las que él mata, que no son tan fáciles de lidiar como se dice y que el resto “pega bocados”. O sea, la consigna falaz y repugnante que articula todo: las únicas buenas son las de mis cinco amiguetes juampedristas, lo demás no vale para el torero largo y en redondo y de mano baja que he inventado yo.

 En Aplausos aún es peor, ya que el amanuense de turno sólo le hace dos preguntas sobre el tema, y de lo más cariñosas. Aquí, como no se publica estadística, el “coloso” sí se refiere directamente a Garcigrande y Daniel Ruiz como el sumun de la cabaña brava y productoras del toro que le permite “expresarse”, palabreja que ya de por sí es indicativa de su mentalidad, más o menos como lo de “disfrutar”. Vuelve a repetir la monserga de las ganaderías “buenas” en referencia a las que él mata, afirma otra vez que no son fáciles, y que tienen bravura, fondo y finales, de lo que implícitamente se deduce, en coherencia con sus hechos, que todas las demás deben de ser malas o carecen de esos atributos, ya que nunca se enfrenta a ellas.

 Es de coña que diga que los juampedritos no son fáciles, primero porque, como todo el mundo sabe, carecen de alegría, humillación y fondo bravo en un 90% de las tardes en que se lidian. Segundo y fundamental, porque lo difícil de verdad no estriba en lidiar al toro malo, sino en cambiar de registro con el bueno para adaptarse a tipos de embestida diferentes y propios de cada casta en particular. Pero sí sólo matas los de una, siempre es mucho más fácil porque no hay sorpresas, ¿o es que piensa que está hablando para palurdos “toristas” u otro tipo de indocumentados taurinos?

Su gran argumento frente a los que le criticamos por no lidiar nada diferente es que se trata de “tópicos”, ¡qué coincidencia!, exactamente lo mismo que repite contínuamente su amigo el director de Mundotoro. Para tópicos y frases hechas, las de ellos.

 Conclusión: que este señor se encastilla en su búnker; que no piensa rebajar su comodidad rutinaria ni cambiar ni un milímetro el guión del monotoro y la monofaena gestual y retorcida; que para nada va a apostar por otras ganaderías (y mucho menos por otras sangres) embistan como embistan; que niega la evidencia y que nos considera ignorantes, imbéciles o algo peor, pues con sus declaraciones insulta la inteligencia de quienes no nos tragamos sus falacias.

 Sabe bien que lo que digamos los cuatro aficionados que deseamos una Fiesta con variedad, grandeza y emoción, en base al toro bravo y noble de verdad, no cuenta para nada.  Su ejército de escribas y aduladores en el poder mediático le va a seguir protegiendo, cantando sus “enciclopédicas” actuaciones y a sus ganaderías clonadas.

 Con sus palabras y su proceder, El Juli no sólo deforma y niega la realidad del presente, sino que también ningunea a las grandes figuras contemporáneas y a las ganaderías con las que triunfaron, ¿o es que, sin ir más lejos, Capea, Dámaso u Ojeda no toreaban en redondo, con largura, con temple y por abajo, pero a toros de sangre Buendía, Atanasio, Núñez, Victorino, Ibán y otras muchas?, ¿lo ha inventado él con sus garcigrandes y sus danielitos?.

 ¡Que le compren la burra sus lacayos a sueldo!.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿El Juli nos toma por imbéciles?

  1. Io mismo dijo:

    Indiferencia, apatía; eso es lo que los buenos aficionados deberíamos demostrar ante el régimen, lo que más duele; no comprar sus entradas, no hablar de sus corridas, no citar sus ganaderías. En definitiva, olvidarnos de su existencia.

    A la par, como no, exaltar fervientemente cada logro, cada oreja, cada ganadería no clónica que tiene una buena tarde. Inundar la red con otros nombres. E intentar por todos los medios dar cancha a los toreros de corazón.

    Es mi opinión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s