Nuevo fracaso de Prieto de la Cal y sus amigotes

Sin trapío, sin fuerza, sin bravura, sin codicia y sin clase alguna; sólo uno medio manejable, y eso gracias al torero que tuvo delante. Así se resume un nuevo fracaso de Prieto de la Cal en Madrid, precisamente en el festejo donde por segundo año consecutivo sus amigotes lograron  echar a los veragüeños de Aurelio Hernando tras una campaña de presiones, mentiras y mamoneo de despacho. Pero el destino ha querido que los de Aurelio se lidiaran por delante, y encima salieran buenos, sin ser extraordinarios sí incomparablemente mejores que los de este individuo que alardea de tener el Veragua “auténtico”. La diferencia ha sido tan abismal, tanto en presencia como en juego, que no resiste comparación alguna. Justo lo que aterraba a los urdidores de la campaña. Pues ya ha visto todo el mundo el motivo.

Prieto-3

Pelearon mansamente en varas, con la cara alta o saliendo sueltos

Y es que este fiasco de Prieto de la Cal deja con el trasero al aire a los implicados en la jugada. Primero y fundamental, a los burócratas de la Unión de Criadores de Toros de Lidia y la Asociación, que denigraron sin datos a la ganadería de Aurelio para poner bajo cuerda a Prieto, cuyo encierro han intentado salvar hasta última hora a pesar de su evidente falta de trapío, con el resultado visto.  Llevan dos ridículos consecutivos, pero aún tienen que tragar mucha más quina, y más fuerte, si no al tiempo.

La otra pata del banco es la corte de chuflones “toristas” de Madrid, Zaragoza y demás que inspiran a Prieto de la Cal, le dan cancha y silencian sus evidentes petardos. Nos cuentan que en repugnantes blogs han seguido difamando al bueno de Aurelio Hernando repitiendo la notita de la Unión y también a “Bravura y Nobleza”. Por nuestra parte, nos carcajeamos de sus provocaciones chulescas, porque no tienen categoría ni para que los nombremos, y aún nos da más risa el nuevo y bufonesco espantajo que han protagonizado junto con su querido coleguita de merendolas y excursiones camperas, el supuesto prócer de la casta Veragua.

También la empresa, a la vista de un desastre que estaba cantado y que se repite por segunda vez consecutiva, debería justificar por qué contrató la novillada de Prieto de la Cal, cuando además era evidente que carecía de presencia para Madrid. Su anuncio a última hora y el modo en que se ha hecho ha sido un trágala infumable, y esperamos que no se le ocurra traer otra corrida de este hierro en muchos años.

Una vez comentado lo esencial, podemos entrar en matices, que hay muchos y no hacen más que reforzar las ideas expuestas. Empezaremos por reiterar la falta de trapío de la novillada, una escalera deslavazada, sin tipo ni seriedad. Dos ya fueron rechazados el viernes en el primer reconocimiento, ¡cómo serían!, pero de los aprobados al menos tres deberían haber vuelto al campo. Llama la atención la generosidad exhibida esta vez por los excelentísimos e incorruptibles señores veterinarios, tan escrupulosos veladores de las esencias del “trapío de Madrid” en otras ocasiones.  Y un mal pensado diría: ¿no será porque uno de ellos es el esposo de la señora secretaria general de la Unión?. Seguro que no,  a nosotros ni se nos pasa por la cabeza tal posibilidad…

Prieto-5

Sin trapío, cabezón, alto y montado arriba. Ni un sólo rasgo veragüeño, podría ser de cualquier procedencia, hasta del Tío Picardías

Si analizamos las hechuras de los animales, al menos dos de ellos, sobre todo los de pelo negro, no tenían el más mínimo rasgo de la casta Veragua: podían estar encastados en cabra murciana o proceder de Domecq, Villamarta o el Tío Picardías. ¿Han hecho recientemente análisis de ADN en la finca de Prieto los burócratas de la Unión y la Asociación?. Ya nos lo contarán. Aparte de este significativo detalle, las hechuras de varios eran horrendas: altos, montados arriba, bizcos, cortos de cuello…. una escalera indigna de las exigencias de Madrid, ¿o es que las exigencias son selectivas?. A todo esto, la chusma de reventadores del 7 muy calladitos, ni ante la falta de trapío de los bichejos ni porque estuvieran derrengados, ¡joder con los del tribunal inquisitorial cuando lidia uno de los suyos!, ¿estaban afónicos o tenían la vista nublada precisamente ayer?

Prieto-4

La embestida de tercero de la tarde: con la cara por las nubes, gazapón y sin codicia alguna

Prieto-8

El quinto: frenándose a mitad del muletazo y defendiéndode con las manos por delante, además de chico.

 

 

 

 

 

 

En cuanto al comportamiento de los de Prieto poco esperábamos, y han salido como de costumbre: las manos por delante en el capote y sin humillar, quitándose el palo, echando la cara alta para defenderse o saliendo sueltos en varas, y yendo a menos, cortando el viaje u orientados en el último tercio. Ha destacado por su mal estilo el último de la tarde, auténtico morucho de malas ideas que los del 7 pidieron se picara de largo a pesar de su mansedumbre cantada, y  cuyo arrastre ha presidido una sonora pitada como broche  final del festejo, porque la gente normal ya no ha aguantado más. Encima no han tenido fuerza, y eso que a algunos apenas se les ha picado, siendo el primero de la tarde devuelto por este motivo, y otros que deberían haberlo sido.

Prieto-6

El portugués Días Gómes tirando con temple del segundo, el único noblón pero chico y flojo, como se aprecia en la imagen

Sólo podemos salvar un poco de la quema al segundo, chico y muy bizco de cuerna, pero mejor hecho, que al menos ha embestido con cierta bondad aunque sin fondo, y ello debido a que ha tenido delante a un torero con sitio, ideas claras, una excelente técnica y empaque personal: el portugués Manuel Días Gómes, auténtica revelación para nosotros, que nunca le habíamos visto y nos ha encantado. Fue el diestro quien prolongó y templó las embestidas hasta apurarlas. Puso el mismo empeño en el quinto, pero este novillejo era un pozo seco de bravura. Sus compañeros Pedro Carrero y Javier de Prado no pudieron redondear faena alguna, a pesar de su mucho ánimo y buen corte torero mostrado en pasajes aislados de la lidia.

Prieto-1

La guinda del pastel fue el marrajo sexto, un manso que los del 7 quisieron poner de largo en varas y que sacó bronquedad por el lado derecho, siendo imposible por el otro pitón.

A cualquiera puede salirle un petardo de corrida, o incluso camadas enteras durante años, como en este caso. Es peor lo de aquellos que encima hablan mal de los toreros, mienten, o atacan a otros ganaderos para sacar ventaja aprovechando maniobras de alcantarilla. Es decir los se pasan de listos y de malos.

Como ya le dijimos el año pasado, aplíquese el señor Prieto en seleccionar su ganadería, empezando por eliminar la mayor parte de la misma, y si quiere perseverar con Veragua compre sementales a otros ganaderos que lo tienen infinitamente mejor que lo suyo.  La integridad y la autenticidad se demuestran reconociendo los errores, no dando coba en su finca a lo peor del “torismo” para ver si le salvan la cara largando de todo el mundo.  Y no se asome por Madrid en muchos años. Si en Francia y en otras plazas siguen tragando con el cuento, allá ellos  y allá usted. Quédese en paz con sus esbirros, premie con la paz eterna del matadero al 90 por 100 de sus reses y, sobre todo, dejen usted y sus coleguitas en paz a los demás de una puñetera vez.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s