Simón Casas: el paladín del monotoro va de imaginativo

Pensábamos que lo habíamos visto, oído y leído todo de algunos personajes, pero está comprobado que Simón Casas no tiene límites en eso de tomarle el pelo al personal. Esta semana ha hecho declaraciones en dos de los medios más complacientes con el Sistema, al que unos y otros sirven fielmente: la revista 6 Toros 6 y el portal Mundotoro. Pata negra del oficialismo. Más que entrevistas “espontáneas” parecen piezas sincrónicas de la estrategia multimedia típica de las campañas publicitarias, que, por lo general, se dan en espacios de pago, es decir, a tanto la declaración. Pero seguro que esta vez no es así, ¿verdad?;  ¡es que ya somos tan mal pensados…!

Dentro de su clásico e hipócrita papel como eterno inconformista respecto a un régimen taurino anquilosado, del que en realidad forma parte hasta las cachas, el organizador francés se expresa en sus medios amigos con su clásica palabrería hueca y pseudo provocadora. Puro cuento y pura demagogia sin nada detrás, sólo un puñado de frases hechas y alguna palabreja altisonante para que el escriba a sueldo componga un titular llamativo.

De toda la farfolla emanada por Casas, hemos entresacado un párrafo de Mundotoro que desvela la realidad de este señor como empresario, especialmente en el aspecto ganadero, que es lo que aquí interesa. Y la desvela porque lo que dice es, justamente, lo contrario de lo que hace:

“Producciones Simón casas siempre ha basado su hacer en lo mismo, ofrecer un amplio abanico que va desde el torismo hasta el arte del toro. Sin menospreciar parcelas de un mismo arte ni emociones a favor de otras. Todo se basa en el respeto y en lo que elige el público. La guerra conceptual entre torerismo y torismo es absurda porque es como si la hubiese entre dos corrientes artísticas en la pintura”.

¿Cuál es el “amplio abanico” al que se refiere el señor Casas, ¿las cuatro o cinco ganaderías clónicas que anuncia sistemáticamente en todas sus ferias como plato único del Juli y compañía? Si se refiere a las “duras”, aunque raramente cuenta con ellas, cuando lo hace pasa lo mismo: no hay variación en los nombres. Siempre igual, en todas las plazas y un año tras otro, tras otro. Todo un derroche de imaginación. Lo de los desafíos ganaderos, ni es suficiente, porque también en eso se mueve sólo con tres ganaderías,  ni lo inventó él, sino que es muy viejo. En suma, es una forma descarada de cachondearse de la gente, y más cuando afirma que es el público quien lo elige así. ¿En serio?, ¿entre qué ganaderías?, ¿y cuándo se han producido las votaciones, que no nos hemos enterado?

Lo peor de esto (que no pasa sólo con el señor Casas) es que las ganaderías de plantilla las repite una y otra vez, aunque fracasen reiteradamente, como pasa con los flácidos zalduenditos de Fernando Domecq, los juampedritos o los danielitos, mientras que otras vacadas triunfaron, como Valdefresno o La Quinta el año pasado en Valencia y, o bien no han vuelto a esta plaza, o mucho menos les ha comprado corridas para otras de las que Casas o sus socios regentan, o las dos cosas. Todo un ejemplo de estímulo, creatividad, fantasía y desvelo por los gustos del público.

Le vamos a dar algunos nombres de ganaderías que usted y los suyos ni siquiera visitan ya, pero que siguen ahí y la mayoría siguen embistiendo, lo que pasa es que ustedes las han retirado de la circulación porque les ha dado la gana y por capricho de los Julis de turno: Manolo González, Ana Romero, Gavira, Carlos Núñez, Los Bayones, Puerto de San Lorenzo, Francisco Galache, Urcola, Peralta, Rehuelga, Pilar Buendía (casi desconocida para el gran público pero que un profesional debería conocer) o, en la otra línea, Partido de Resina, conde de la Corte, Baltasar Ibán, Guardiola, Murteira, etc, etc. A ver si con estas se le aviva un poco la creatividad, aunque lo dudamos.

Luego habla de “torismo” y “torerismo”, ¡cómo no!, la falsa dicotomía creada interesadamente por el Sistema y alimentada por personajes como éste. Blanco o negro. Juampedrismo o “torismo”. No hay más, y lo que se salga de ese invento maniqueo no existe, de hecho se lo están cargando a marchas forzadas. Dijo Casas en otra charleta reciente que los “toristas” son talibanes. Exacto. Igual que usted es un talibán juampedrista. Son lo mismo, dos tumores de la metástasis que está matando la fiesta de los toros. Por eso se retroalimentan y se necesitan; por eso el “torismo” lo financiaron los grandes empresarios, y por eso el propio Casas le da cobijo en algunas de sus ferias, para que los mansos y pregonaos sirvan como pretexto para imponer el monopolio juampedrista que a él le gusta, con la consigna de que es lo único que “funciona”.

Enfín, que al señor Casas, como a todos los demagogos, hay que juzgarlo no por lo que dice, sino por lo que hace. Y lo que demuestra en sus ferias no es imaginación, creatividad ni mucho menos revolución. Sus hechos en materia ganadera evidencian todo lo contrario: una visión estrecha, reduccionista, estereotipada y machaconamente monótona. Un coto cerrado y endogámico al 100%. ¿Y éste se atreve a hablar de respeto?

El toreo no es sólo espectáculo, sino también un patrimonio cultural, y parte fundamental del mismo es la cultura ganadera, el acerbo que supone la variedad genealógica con la que ustedes los empresarios, y los Julis de turno, están acabando. Pero es que, además, la variedad es un factor enriquecedor del espectáculo taurino. Al señor Casas sólo le interesa una vía, la del torito que va y viene, carente de alma, que permite una faena convertida en ballet bufo o teatro festivalero, como los que lleva montando en Nîmes desde hace 30 años, con algún lapso “torista”, para disimular. No explora ninguna otra faceta más de las muchas que son posibles para el éxito de la Fiesta, es más, las rechaza como las rechaza el Sistema en su conjunto. Para eso hay que pensar, trabajar y tener afición no sólo al negocio fácil.

La culpa la tienen quienes consienten porque son los dueños de las plazas, pero estos casi siempre son politicastros de ayuntamientos, diputaciones o autonomías, y con eso está todo dicho. Lo aterrador es que también caiga en su trampa un grupo como Tendido Jóven de Valencia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Simón Casas: el paladín del monotoro va de imaginativo

  1. Io mismo dijo:

    Me parece muy curiosa la nueva acepción que usted le da al término ‘torista’. Ha sido a partir de leerle cuando he sabido que a un ‘torista’ tb se le conoce como ‘talibán’, ‘dictador’, ‘mafioso’, ‘ignorante reventador’, etc.

    Particularmente, de toda la vida he entendido por ‘torista’: el aficionado taurino que da preferencia al toro sobre el torero. Si esto es así, lo razonable es que el ‘torista’ sea a su vez el que defienda la variedad de castas, la fiereza, la sorpresa, etc.

    Pero leyéndole, ya le digo, incluso me da reparo autocalificarme como ‘torista’ por miedo a que me tachen de lo que no soy (demagogo, macarra, etc.). Intuyo que dicho término se alteró; pero ¿cuándo? ¿Debido a qué?! Y ¿quiénes son los responsables? ¿Esos a los que usted califica hoy como ‘talibanes toristas’?

  2. Buenas tardes,

    Resulta un tanto sorprendente que alguien como usted, que parece leer este blog con frecuencia, se extrañe porque coincidamos con Casas en considerar a los “toristas” como talibanes (es la única coincidencia que tenemos con este individuo).

    Por cierto, el “torista” no defiende la variedad, sino el monotoro, pero de otro tipo: grande, basto y cornalón. El “torismo” fue lo que se cargó la variedad en los años 70 y 80, expulsando de las plazas importantes a las ganaderías de tipo terciado. Que ahora se le llene la boca de “diversidad” no es sino otra falacia más, que se contradice con su forma de actuar durante décadas, y aún hoy. ¡Que curioso!, igual que Casas: dicen una cosa y hacen otra, pero en el extremo opuesto.

    Si algo caracteriza a “Bravura y nobleza” en el tiempo que lleva activo es su rechazo frontal y su denuncia sistemática tanto del monopolio juampedrista en todas sus vertientes (ganadera, empresarial y periodística) como a su tendencia complementaria: el denominado “torismo”. Por lo tanto, que también consideremos a los seguidores de dicha corriente o secta como talibanes, aparte de ignorantes, demagogos, reventadores y otros términos que usted emplea y nosotros también hemos utilizado muchas veces, es coherente por completo con nuestra línea.

    Otra cosa distinta (y quizás ese es el aspecto al que indirectamente usted quiere aludir) es que identificar a este grupo con la etiqueta “torismo” sea adecuado o no. Fíjese que aquí siempre ponemos el término entre comillas. Y las ponemos para no confundirlos con el aficionado al que le apasiona el toro, que sigue la historia y la dinámica de las ganaderías, que disfruta con la estampa y la embestida del toro tanto como con la faena del torero (realidades nunca excluyentes), y al que le encanta la variedad de razas porque es una riqueza y un patrimonio esencial de la Fiesta. Ese es el verdadero torista (ahora sí, sin comillas), pero preferimos denominarlo como aficionado o amante del toro, sin más, porque los “istas” nos suenan a totalitarios.

    Lo otro (el “torismo”) es una versión adulterada, deforme y corrompida que, por desgracia, es la que se ha oficializado, y utiliza el Sistema (Casas, Cutiño, los Julis y sus mariachis) para intentar confundirnos en el mismo magma a quienes no estamos de acuerdo con el monotoro clonado y fofo que ellos imponen. Utilizan el “torismo” para desacreditar a quienes no tragamos con el monopolio ganadero, metiéndonos en el mismo saco. Intento inútil, porque nuestras ideas las tenemos clarísimas.

    Dicho esto, cada uno puede autocalificarse como le plazca, no faltaba más. En eso ni entramos ni salimos. Nosotros preferimos no ponernos etiquetas, y menos con términos tan manoseados y con tanta carga peyorativa como, justa o injustamente, tiene éste. Y desde luego pensamos que somos muy claros a la hora de decir a qué personas o grupos nos referimos y a quiénes no. No nos sentimos responsables si alguien se da por aludido sin haberlo sido.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s