La nobleza veragüeña (y 3)

La tracional arrogancia de los veraguas, pero con hechuras de embestir

Aparte del tronco principal de Veragua, es necesario mencionar por su relevancia, la rama del duque de Braganza, originaria del lote que Fernando VII (dueño de la vacada antes que Veragua)  regaló a su sobrino Miguel de Portugal hacia 1832. Este partida se incrementó a principios del siglo XX con más vacas veragüeñas que se cruzaron con sementales de Ibarra, pero prevaleció la huella de aquellas, como lo demuestra el predominio de capas berrendas y, sobre todo, jaboneras.

La ganadería de Braganza volvió a España en 1910, y en el año 1940 la compra Curro Chica. Este criador jerezano le da un notable punto de “toreabilidad” (como diríamos hoy) y sus toros están presentes en muchos carteles y plazas importantes. Domingo Ortega, Manolete, Pepe Luis Vázquez, Aparicio, Litri o Manolo González, entre otros muchos espadas, se anuncian y triunfan con frecuencia frente a los antiguos braganzas a lo largo de los años 40 y hasta mediados de los 50.  

A la muerte de Chica en 1955, el lote correspondiente a su esposa lo compran Álvaro Domecq y Manuel Camacho, siendo éste último quien se queda con el hierro original. Ambos adoptan la sangre Núñez y cruzan o venden las vacas de Braganza, pero se quedan con las mejores y por ello en nuestros días siguen saliendo algunos toros jaboneros en ambas divisas. La otra parte de la ganadería de Chica pasa a Juan Salas, que la vende en 1966 a Marcos Núñez y éste acaba traspasando casi todo lo de Braganza a Miguelín, cuyos hijos ha introducido recientemente sangre de Gavira y Lagunajanda.

De otras ventas realizadas por Curro Chica en vida se conservan algunas ramas interesantes, como las de Pablo Mayoral o los Núñez de Alventus, las cuales han dado muchísimos ejemplares (casi siempre erales)  propicios para el buen toreo. No tenemos muy claro si procede de Chica o de José Enrique Calderón la parte veragüeña de la ganadería de Julio de la Puerta, cuyas camadas cuentan todos los años con una porción de jaboneros, capa de la que recordamos toros magníficos, algunos estoqueados con gran éxito por Espartaco.

Se han mantenido otros pequeños resquicios de Veragua, como la vacada toledana de Samuel de Paz, procedente de un lote vendido por Martín Alonso antes de transferir el ganado a Juan Pedro Domecq. Esta pequeña ganadería también tuvo un buen cartel en la zona centro, hasta fue vendida en 2002 al aragonés Jesús Fraguas, y hoy está muy reducida.

A tenor de todo lo comentado, el lector se preguntará: ¿de dónde viene, entonces, la leyenda negra que algunos le han dado a los veraguas?. Quizás lo que más negativamente haya influido en ello fueran las ásperas corridas de Prieto de la Cal lidiadas en Madrid en los años 70 y 80, cuyo juego se explica por el estado de abatimiento que atravesó la ganadería desde la enfermedad y fallecimiento de su creador hasta la toma del timón por parte de su hijo. La posterior trayectoria de claroscuros seguida por este hierro, que ha lidiado bastantes astados muy buenos, pero ahora anda algo inclinada hacia el “torismo” demagógico, tampoco han contribuido mucho a quitarle el sello de dureza. La espectacularidad en el caballo es una cosa, y la bravura es otra. Si no hay duración, entrega y nobleza hasta el final, no hay bravura; así de simple.

Los veraguas de algunos hierros también embisten con fijeza, recorrido y por abajo

Puestos a decirlo todo, no se puede obviar respecto a  las ganaderías procedentes de Veragua que en cuanto una lidia algún encierro duro, queda desacreditada por extensión toda la casta. Ya se sabe que en el mundillo taurino te ponen el sello y vas de cráneo; se olvida muy pronto lo bueno y se magnifica lo malo, como pasa en otras sangres, menos los hierros de origen Domecq, en los cuales también salen ejemplares que pegan cornadas, tienen aspereza y adolecen de bravura o clase, y no digamos de raza, ¿o es que no queremos verlo?. Los toreros parece que no; las ideas preconcebidas y la falsa comodidad pueden más.

 En el caso de las pocas ganaderías que conservan algo de Veragua, hay otros factores que obstaculizan su mejora o proyección. Normalmente se trata de vacadas que tienen un escaso número de efectivos y entre ellas no hay refrescamientos o intercambios, con los riesgos de consanguinidad que eso acarrea, tanto sanitarios como por la necesidad de abrir líneas para ganar en regularidad y matices en el juego. Son pequeños cotos cerrados y aislados, lo cual perjudica a todos ellos. Así que nos movemos en un terreno de casos particulares, con ganaderías duras o en una línea equívoca (por desgracia las más conocidas y por ello representativas de cara al taurinismo) y otras más pequeñas y apenas conocidas, que luchan por extraer las mejores virtudes de esta sangre casi sin eco y lidiando como pueden.

 Históricamente está demostrado que aquellos ganaderos que profundizaron en la selección de los veraguas con criterios más modernos han obtenido resultados muy notables en bravura, fijeza, duración y hasta calidad. Lo que pasa es que han sido pocos, han tenido escasa continuidad y no han sido conocidos por el gran público. Pero algunos siguen contra viento y marea, por puro romanticismo, empeñados en que lo mejor de Veragua pueda sobrevivir libre de maldiciones. Mantener este tesoro con todo a la contra es algo milagroso y heroico, pero ¿por cuánto tiempo más?…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La nobleza veragüeña (y 3)

  1. FERNANDO PEREZ dijo:

    Por Romanticismo y gran Afición al Toro. Dos cosas que están por encima de lo económico, como decía el propio Duque de Veragua..
    Como están las cosas actualmente ,antes morirá la fiesta , que estos ganaderos románticos.

  2. Javier dijo:

    Cuando ha visto usted un toro Jabonero de M.C. CAMACHO?.Yo nunca

    Saludos

    • Lagartijo dijo:

      Yo vi uno hace muchos años, década de los setenta en Córdoba, en corrida en la que actuaron José Luis Parada, Julián García y Antonio José Galán.

  3. Emilio J. dijo:

    Saludos, las primeras reses que compró Julio de la Puerta se las compró a Curro Chica procedentes de Braganza, después compró a Juán Cobaleda otras de procedencia Conde de la Corte que se han llevado por separado y refrescado con sementales de Domecq.

    Javier, salen muy pocos Jaboneros en lo de Camacho porque la sangre está muy absorbida por Nuñez, hace tiempo que no he visto ninguno pero si que los he visto.

  4. Muchas gracias por su interés.

    Respecto a lo de Manuel Camacho. los jaboneros procedían en su mayoría de un semental llamado Favorito, pero el ganadero no era muy partidario del pelo y sólo dejó lo excepcional. En casi todas las camadas saltaba alguno, y aún se han visto fotos recientes de ellos. Solían dar muy buen juego, como uno de preciosa estampa al que cortó la oreja el difunto Julio Robles en la feria de San Sebastián de los Reyes el año 1983; hay una foto de Botán publicada en Aplausos ese año en que se ve al toro metiendo la cara de maravilla en un natural.

    Los jaboneros de Torrestrella venían en origen de la misma rama, pero han sido menos frecuentes y no es descartable que algunos procedan de Juan Pedro, bien de antaño o por cruce puntual y más reciente con alguna vacada próxima y amiga, como podría ser la de Torrealta (es un suponer), donde hay sementales de esta capa.

    Sobre el origen de la rama veragüeña de Julio de la Puerta, se han manejado dos hipótesis: Curro Chica o Calderón. Una entrevista al ganadero publicada en la revista francesa “Barrera de sol”, en enero de 1990, relacionaba la procedencia con la de Prieto de la Cal, y el libro “Por las rutas del toro”, que se nutre del testimonio del mismo ganadero, apuntaba en la misma dirección, es decir, procedería de uno de los lotes vendidos por José Enrique Calderón. La referencia a Curro Chica por parte de los ganaderos ha sido más reciente, quizás para quitar “hierro”. En todo caso, los jaboneros de esta divisa salen mucho más nobles que sus supuestos “primos” de Prieto de la Cal, no tienen nada que ver en cuanto a comportamiento, e incluso las hechuras son más finas.

    Saludos.

    • Fernando Perez dijo:

      Según la UCTL en sus estudios genéticos de ADN ,solo una pequeña parte de las vacas de Julio de la Puerta tienen su origen en la rama Braganza, o sea Veragua-Ybarra.No será que hay nobleza a través de Fuenteymbro?.El ganadero en canal sur radio dijo cuando le indultaron un toro que era hijo de un semental de fuenteymbro.Esa es la razon de mis sospechas.

      • En algunos de estos estudios genéticos han salido cosas bastante raras. No sé cómo se habrá realizado el muestreo. En todo caso, el lote de vacas veragüeñas de este hierro siempre fue muy reducido, y lo de posibles cruces con la rama mayoritaria conde de la Corte-Domecq no sería nada de extrañar, aunque dudo que sea total; puede haber algún experimento, como pasa en todas las vacadas, y mas si tienen varias sangres.

        Todos hemos visto más de una vez toros jaboneros de Julio de la Puerta (incluso sementales) con los pitones veletos, muy finos de cabos, con badana y descolgados de atrás, con cierto aire condeso; pero también otros más hondos, musculados y recogidos de cara, que apuntan a lo puro veragüeño.

        ¿Quién sabe?, este tipo de conjeturas basadas en rasgos extrenos son bastante arriesgadas y se puede hacer el ridículo con facilidad, aunque resultan divertidas.

        Saludos.

      • Emilio J. dijo:

        Saludos Fernando, si lees mi comentario anterior verás que menciono la parte Condesa está refrescada con sementales de Domecq y por tanto pude haber jaboneros en esta rama también. La parte de Braganza solo tiene 50 vacas porque los toreros no la quieren. Hace unos años, no recuerdo ahora mismo con exactitud, en Madrid salió un jabonero muy bueno de lo de Braganza hijo de un semental, ya muerto, cuya foto la tiene Salvador Giménez de cabecera en su blog “CÓRDOBA TARINA”. Ese semental fue muy bueno y daba unos hijos con muy buena cara. Si te interesa saber más seguramente Salvador Giménez sea la persona indicada para resolver dudas.

        PD: Los hermanos de la Puerta siempre que los he visto hablar de lo de Braganza se han referido a ello como Veragua seguramente porque lo de Braganza es poco conocido como tal, Veragua es más conocido, y así todo el mundo puede hacerse una idea de lo que hablan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s