Ganaderías para San Fermín: más de lo mismo

Desde hace ya demasiado tiempo, los carteles de las ferias repiten una y otra vez los mismos nombres ganaderos. No hay resquicios ni oportunidades. No hay margen alguno para la sorpresa, ni tan siquiera para una mínima novedad. Casi siempre son los toreros (mejor habría que decir sus representantes) los que cargan con la culpa, y olvidamos la otra pata del banco: las empresas.

Acaba de salir el listado definitivo de ganaderías para la próxima feria de San Fermín y estamos en las mismas. De las diez divisas anunciadas seis son de origen Domecq y encima, salvo una (El Pilar), todas pertenecen a la misma rama de tan prolífico árbol: El Parralejo, Fuente Ymbro, Victoriano, Juan Pedro y Torrehandilla. Otra originalidad: la de rejones es de procedencia Murube. En las otras tres (Cebada, Aguirre y Miura) tampoco es que haya mucho cambio respecto a años anteriores.  

Sabido es que a Pamplona va lo más gigantesco y destartalado de las camadas, que el toro con trapío y equilibrado hace mucho que fue desterrado de allí, pero esa desgracia ya es compartida por otras muchas plazas, lo que imposibilita la presencia en ellas de muchas castas. Si las empresas buscaran ir bajando progresivamente el listón y dejar poco a poco el mastodonte para volver al toro bravo, otro gallo cantaría, pero eso es soñar, y si no, ya está la banda “torista” y sus voceros mediáticos para impedirlo.

Entre tanto, ¿no hay otras camadas donde encontrar toracos sanfermineros?. ¿Porqué han proscrito de San Fermín a los villamartas de Guardiola, que ahí siguen con su seriedad de siempre y muchas más garantías de embestir que otros, como se vio el año pasado en Málaga?. ¿No hay más vacadas de sangre Atanasio-Lisardo en buen momento?: varias;¿tampoco ninguna de Santa Coloma o Saltillo?; ¿ni siquiera de Osborne o el marqués, tan clásicas en Pamplona como la que más?. Pensamos también en la de Ibán, pero el tipo fino de sus toros complicaría más la cosa con el disparatado baremo actual.

De lo de rejones, para qué hablar; a ello dedicaremos un próximo artículo, porque la comodidad de los caballeros con el toro chochón y estandarizado ya se sale de madre. Enfín, que no salimos del círculo vicioso y, lo más grave, eso en una plaza que quizás es la que mejor podría permitírselo.

Y que quede claro que desde aquí no abogamos por el toro terrorífico, ni con el genio mansurrón y engañoso que algunos llaman “casta”, sino por aquél con posibilidades de embestir. Pero a ver si comprendemos de una vez que esos atributos no son exclusivos de Domecq o Murube, aunque indudablemente los posean en alto grado. Simplemente no es lo único bueno que hay, ni tampoco todo lo que procede de estas sangres es excelente, sino que hay mucha vulgaridad. Eso es lo que el sistema no acaba de digerir, porque es más cómodo seguir la inercia de la moda.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s