Bienvenida y declaración de intenciones

Damos inicio a la andadura de este blog, Bravura y Nobleza, cuyo objetivo es comentar desde una óptica personal  la actualidad relacionada con el toro bravo y su lidia , así como dar cabida a reportajes y temas históricos sobre esta misma temática.

Somos amantes del toro bravo en su sentido más tradicional, lo cual a nuestro juicio está totalmente alejado de ese animal gigantesco y destartalado que se ha impuesto por decreto, en todas las plazas, grandes y pequeñas, y que ha hecho un daño irreperable a la tauromaquia.

Fieles al propio título del blog, nos gusta el toro que se comporta como bravo, lo cual implica necesariamente que también sea alegre, noble, franco y claro. La bravura es entrega, y el toro que se reserva o va a menos nunca será bravo. La nobleza es, pues, un componente esencial de la bravura. El genio, por mucha movilidad espectacular que lo envuelva, no es más que mansedumbre con apariencia de bravura, eso en el mejor de los casos. En el extremo opuesto, tampoco vemos como bravo el toro tontorrón que simplemente “va y viene”, la nobleza melíflua y facilona ahora tan en boga.

Nos gusta el toro bravo en toda su diversidad e integridad, es decir, en su tipo clásico, sin agrandar ni manipular. Revindicamos la variedad de razas porque ello enriquece la Fiesta, además de ser un patrimonio genetico único a irrepetible. Pero mantenemos esta idea no porque ahora esté de moda en círculos “toristas” defender algunas castas, esas que preciamente ellos mismos se cargaron gracias a la aberrante labor desarrollada durante años desde influyentes tribunas mediáticas afines a ellos.

Triste legado el del “torismo” y sus apóstoles, pero también, en el otro extremo, el papel de aquellos criadores -nuevos y no tan nuevos- que han eliminado muchas ganaderías de excelente calidad simplemente porque no estaban de moda y querían aparecer a toda costa en los carteles de figuras. Lamentable así mismo la actitud de muchos toreros que ya sólo quieren matar los toros de una sangre, porque los de otras quitan “categoría”, cuando no por razones de incapacidad técnica o profesional para triunfar con otros que, siendo igual de bravos y nobles, simplemente embisten de otra manera. La Fiesta se hace monótona, previsible y automatizada.

Apoyaremos sin descanso a esos ganaderos que luchan por mantener el toro de siempre por encima de vetos y dificultades casi insalvables. Vivimos tiempos duros para el campo, los más duros de la historia de la tauromaquia. Estamos sumidos en un momento de hundimiento económico y dominio de una ideología totalitaria y demagógica que, socapa de un supuesto ecologismo, ha hecho bandera de lo antitaurino, financiando y alentando a los grupúsculos violentos que nos agreden e insultan con total impunidad. Gentuza que ni conoce ni le importa el toro bravo y su cultura, pero que quieren acabar con ellos a toda costa porque así los desean los políticos que les pagan.

Son muchos los enemigos del toro bravo dentro y fuera del mundo taurino. Tenemos la impresión de asistir al final de una época. Visitamos fincas ganaderas y a menudo nos preguntamos ¿ existirá este universo maravilloso dentro de una década?, ¿oiremos entonces el reburdeo de los toros romper como un trueno la infinita calma de las dehesas?.

Inquietudes como éstas son las que nos han llevado a poner en marcha este blog. Sería inmoral e injusto dejarlo pasar sin hacer nada o, al menos, intentarlo.

Gracias y hasta pronto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Temas generales. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s